Playas y Calas

Playas y calas de Marsella
Combinar en un mismo viaje cultura, ocio y descanso es posible si tu destino es Marsella. La costa marsellesa está salpicada de bonitas playas perfectas para unos días de vacaciones o para una jornada de relax frente al mar. Tienes, desde turísticas playas de arena con todos los servicios y comodidades, hasta pequeñas calas de difícil acceso perfectas para los amantes del submarinismo.

Las playas más cercanas a la ciudad son las de El Profeta y la de la ensenada de Les Catalans. Son playas "urbanas", tranquilas y familiares bien acondicionadas. Desde aquí, arranca el paseo de La Corniche, que es la línea costera que llega hasta la zona de playas más importantes de Marsella, el llamado Parque du Prado y Pointe Rouge. En la década de los setenta todo este espléndido litoral fue acondicionado para hacer más fácil el acceso a las playas y dotarlo de todos los servicios necesarios para convertirlo en un importante destino vacacional. Hoteles, apartamentos, restaurantes, pubs, áreas de descanso y juegos para niños... en las playas del Prado encontrarás todo lo necesario para disfrutar del sol y del mar. En el complejo turístico tienes playas de arena, roca o grava. Las más bonitas y animadas son la playa de Borély (a los pies del parque del mismo nombre), la plage l'Huveaune y las playas du Prado sud y nord.

Siguiendo la línea del litoral llegarás a una de las mejores de Marsella, la playa Pointe Rouge, extensa, de arena fina y con todos los servicios. Cerca tienes también el coqueto puerto de Auffes, un lugar con encanto marinero perfecto para saborear buenos pescados y mariscos. Para llegar a esta zona de playas en transporte público, los autobuses que recorren La Corniche son el 83 y el 19.

Menos conocidas pero realmente hermosas son las pequeñas playas y calas que se encuentra en la costa que une Marsella con la localidad de Cassis. Muchas se están incluidas en el Parque Nacional de Les Calanques, formando parte del maravilloso paisaje. El macizo rocoso de Les Calanques llega hasta el mar en forma de agrestes acantilados creando calas profundas de aguas turquesa realmente bonitas. Las más grandes y accesibles son por ejemplo Port Miou, En Vau (foto), Port Pin o Sormiou, aunque hay otras a las que solo se puede llegar por mar (como L'ille de Riou, paraíso de submarinistas). Tienes distintas rutas de senderismo para llegar a estas playas y los autobuses que recorren la zona, con paradas en las playas y puertos más conocidos, son el 19, 20 y 21.

Por último, no hay que olvidar las maravillosas playas, algunas casi vírgenes, del Archipiélago de las Frioul a las que puedes llegar en alguno de los barcos que parten del viejo puerto. Las islas más grandes son Ratonneau y Pomegues. Aquí podrás disfrutar del paisaje mediterráneo, aguas transparentes y playas de arena o de guijarros. Algunas de las mejores son La Maison des Pilotes, Havre de Morgiret o la bonita cala de Saint Esteve.

Foto: Ghost-in-the-Shell